Introducción

El escenario post pandemia, nos obliga a repensar nuestro negocio, y nuestros procesos. Podemos ayudarlo a integrar tecnología para su transformación digital y hacer llegar sus productos y servicios a través de otros canales. Las empresas deben empezar hoy mismo a trabajar para evolucionar y adaptarse a la realidad de la nueva economía. Queremos ser su socio tecnológico para que su modelo de negocios digital le permita brindar nuevos productos y servicios, y potenciar su oferta existente. 

El problema actual de las empresas es cómo comenzar y ejecutar una transformación digital, realista, práctica de acuerdo a su contexto y a sus necesidades, que se ajuste a su capacidad y su cultura y por ende que tengan el objetivo de valor deseado y alcanzable.

Vamos a proceder a analizar los dominios que menciona El autor de ‘The Digital Transformation Playbook’ David Rogers, gurú de la transformación digital de nivel mundial, dice que las empresas deben enfocarse en estrategias. El libro indica que para que un negocio tradicional alcance su siguiente etapa de crecimiento en la era digital, necesita repensar su enfoque de estrategia en cinco dominios:

Primer Dominio Clientes 

Las Empresas tienen que ver a los clientes como redes dinámicas y no como un ‘target’ pasivo. Eso tiene que ver con cómo interactuamos, en el ecosistema del cliente y cómo nos comunicamos con ellos, los clientes y cómo les proveemos lo que quieren, como satisfacemos la necesidad real de los clientes digitales y no digitales, explica.

Las herramientas digitales cambian la forma como las personas interactúan con los productos digitales, lo que exige nuevas estrategias en los negocios e implica realizar estrategias de adopción y conversión de clientes y usuarios a los nuevos modelos.

Segundo Dominio Competencias

“La mayor amenaza no es otra Empresa que trata de hacer lo mismo que tú, sino los competidores asimétricos que tienen modelos de negocio completamente diferentes, pero resuelven el mismo problema”, explica Rogers.

Sobre este dominio, habla de cómo ir construyendo plataformas digitales orientadas a negocios y nichos específicos. Se requiere planificar estrategias para implementar estas plataformas, utilizando un camino de arquitectura empresarial para identificar con el negocio estas nuevas oportunidades y hacer más óptimo el negocio actual y desarrollar nuevas oportunidades, mirando siempre las necesidades del cliente, segmentados, ubicando el caso de negocio digital para la rentabilización.

Para el caso de las entidades financieras el camino es orientarse a ser una empresa tecnológica que brinda una plataforma de servicios financieros de crecimiento y desarrollo para el cliente en todas las etapas de su vida.

Para el caso de nuevos negocios, Airbnb es un ejemplo perfecto de ese modelo cambiante: técnicamente son competencia de un hotel, pero lo que hacen es ofrecer una plataforma para facilitar un intercambio entre clientes.

Tercer Dominio Datos

Antes todas las compañías hacían monitoreo de sus productos, de sus clientes y de los mercados pero ahora los datos están en todos lados.

Almacenar no es el desafío, interpretar y crear valor desde los datos es la oportunidad que hay que aprovechar”, concluye Rogers, quien señala que con las redes sociales, los dispositivos móviles y todos los sensores que hacen parte de la cadena de suministros se puede mejorar la actividad del negocio.

Se debe realizar la estrategia de datos y como meta es hacer inteligentes los procesos de negocio y que respondan a una necesidad del cliente y por ende del negocio.

Cuarto Dominio Innovación

De acuerdo con Rogers, las empresas deben basarse en un proceso de experimentación constante y rápida que les permita generar un aprendizaje máximo a un costo mínimo. Innovar en la era digital no es juntar toda la información posible o tener en cuenta la opinión de la persona con mejor posición de la compañía para analizar, discutir o decidir en una dirección; la innovación es modificar elementos o circunstancias existentes , mejorarlos o renovarlos buscando optimizar. 

Se debe priorizar implementar procesos, cultura e iniciativas de Innovación en toda la organización y debe estar alineado a todos los dominios.

Quinto Dominio Valor

Este último dominio, no siempre va a ser la misma y tiene que cambiar basándose en la transformación del mercado.

“Antes llamabas a Domino’s y te traían la pizza ahora lo puedes ordenar a través de una ‘app’, así que las compañías tienen que pensar cómo entregan el valor a los clientes y cómo cambiar sus procesos para innovar, basado más en experimentos”, dice Rogers.

Un negocio exitoso es uno que tenía una clara propuesta de valor, encontró un punto de diferenciación en el mercado (por ejemplo, precio o marca), y se centró en la ejecución y entrega de la mejor versión de la misma propuesta de valor a sus clientes año tras año.

En la era digital, basándose en una propuesta de valor inmutable se está invitando a desafiar y tener una eventual interrupción por nuevos competidores. Aunque las industrias varían en cuanto a la fecha exacta y la naturaleza de su transformación por las nuevas tecnologías, quienes asumen que será un poco más abajo en la carretera tienen más probabilidades de ser atropellado. La única respuesta a un cambio en el entorno empresarial es tomar un camino de constante evolución, buscando a cada tecnología como una forma de ampliar y mejorar nuestra propuesta de valor a nuestros clientes.

Como estrategia debemos implementar un constante desafío a nuestra cadena de valor, con backlog de proyectos de innovación e transformación.